Revisaba las fotos del diseñador gráfico oficial (Leonardo Kessler) y me encontré con la imagen exacta de lo que vi en la sesión previa al Taller de Barcelona.
Increíble…

Todos saben que antes de cada taller hacemos una conexión.
Antes del Taller de Barcelona nos dijeron varias cosas.
Pero primero quisiera contarles que tengo una amiga originaria de esa ciudad. Hace un año mas o menos vino a vivir temporariamente a mi casa en Argentina. Cuando llegó me trajo de regalo una llave grande y me dijo: Clau es llave en catalán. Siempre lo recordé.

Esto es lo que vimos en la conexión:

Estoy parada en la cima de una montaña, como si fuera en un precipicio. Tengo un pie en la cima y otro en una nube. El pie izquierdo en la montaña y el derecho en la nube. Es un momento de decisión. Y me siento inquieta por tener que tomar la decisión. ¿Me apoyaré sobre mi pie izquierdo o sobre mi pie derecho?

De pronto un torbellino de aire y luz empieza a subirme… me levanta volando y entonces todo cambia de perspectiva. Ya no son dos la opciones. Ahora son infinitas. Mirando desde mas arriba. Desde un punto en el cual la dualidad ha desaparecido. Desde un punto en el cual TODO es UNO y no es necesaria ninguna decisión.

Nos dijeron que estaba en Barcelona para entender que el proceso de tomar decisiones es otra ilusión mas de este mundo tridimensional. En verdad no hay ninguna decisión para tomar. Solo la ilusión de tener que tomarla. Que siempre desde el lugar de la dualidad todo se ve dividido. Pero que hay un espacio mas arriba donde en lugar de dividir, UNIMOS. Y que esa era la misión.

Decidir mas arriba.

Fue interesante la conexión porque habíamos reunidos 7 personas. Los 3 practitioners y cuatro personas más que circunstancialmente (?) estaban ahí con nosotros. Eramos 4 mujeres y 3 varones.
Y algunos hicieron preguntas.

Una de las preguntas fue rara, nunca la había escuchado.

¿Por qué vino Jesus a la Tierra?
Para mostrar UNIÓN.
Ahí donde haya mas de uno unido en mi nombre, ahí estaré.

Muy interesante. Nunca lo había visto desde ese punto de vista.
Pero mas interesante todavía fue que al día siguiente hubo un participante en el taller llamado Jesus Salvador, hijo de Jose, un carpintero. Psicoanalista. Un personaje sumamente interesante también. Y que nos sirvió de ejemplo todo el taller.
Ahí estaba, entre nosotros. Simbólicamente.
A Jesus lo trajeron casi obligado al taller. Y cuando vino, se quedó… se quedó en el taller y se quedó en nuestros corazones para siempre. Gracias Daniel por traer a Jesus.
Interesante metáfora también porque ambos están en el principio y el fin de la historia del la religión.
No hace falta que te mencione las profecías de Daniel, ¿no?

Llegar al castillo donde se desarrolló el Taller fue muy divertido.
El taller se grabó, tuvimos la fortuna de ser acompañados por un periodista y una productora que participaron de las experiencias. Fue mágico.
Gracias a todos los que participaron directa o indirectamente de lo que sucedió.
¿Qué sucedió?
¡De Todo!

Y como siempre, algún que otro ego explotado.
Es natural… Si todos salen diciendo que lindo, que bueno, es que no hubo trabajo verdadero. El trabajo verdadero también tiene que hacer saltar las térmicas de algunos. No todos somos iguales. Para que taller sea completo tiene que tener todos los ingredientes. Sino solo satisface el ego. Y eso no es trabajo verdadero.

Te conté alguna vez que siempre tomo algún que otro referente para medir el efecto del taller.
Hubo dos psicoanalistas. Los dos salieron con elementos para trabajar y reflexionar. Para mi, si ayudó a reflexionar a personas que ayudan a otros, eso quiere decir que el taller estuvo bien.

Una de las personas le confesó a otra (en su vida personal y particular) algo que hacía tres años y medio que guardaba en su interior y que no había podido decirle nunca.

Alguien hizo de puente de nuestras emociones al final.

Alguien canalizó información.

Alguien lloró y alguien rió.

Todos experimentamos nuestra dimensionalidad y nuestra conexión con lo que SOMOS.

Les cuento que salimos de Madrid el día de Halloween. Fue el día 01 de noviembre mi primer día en Barcelona. Era una ciudad vacía. La energía era sumamente rara. No podía adaptarme a ese vacío. Ni que les cuento el idioma… sentía que no me hacía sinapsis el cerebro cuando los escuchaba hablar en catalán.
El taller fue el día 02 de noviembre (dias de todos los santos y de todos los muertos). Energía sumamente rara. Finalmente, al fin de semana siguiente sería la votación por la libertad de Catalunya.
Raro que estuviera ahí justo en ese momento, haciendo un taller cuya temática sería la LIBERTAD.
La libertad de ir mas arriba de cualquier decisión.
La libertad de ser lo que hemos venido a ser y hacer.
La libertad de SER UNO MISMO.

Siento que pasaron muchas cosas en este viaje y que particularmente mucha de ellas se desarrollaron en Barcelona.
El taller, las sesiones, y por primera vez, al igual que en Madrid, pude visitar un poco la ciudad. Me hubiera gustado pasar por otros lugares, pero la tarea siempre está primero para mi.
El último día que tenía para visitar justo se armó un grupo de sesiones entre practitioners y dije: primero las sesiones, si nos queda tiempo, paseamos.
Las conexiones llevaron todo el tiempo disponible. Y al día siguiente me tocaba la última sesión de Barcelona con una argentina. Fue la limpieza de Plaza Espanya.
¿Podés creerlo?
Ya te la voy a contar.

No voy a los lugares «de casualidad».
No hago las conexiones según mi plan.
Ni siquiera se a qué lugar, cuándo y para ver a quién.
Pero fluyo con la certeza de que estoy en buenas manos haciendo lo que he venido a hacer.
¿Diversión? ¿Entretenimiento? ¿Vacaciones? ¿Viajes?
Todo eso, y muchas felicidades mas, se resumen en la misión que cumplo a cada minuto de las 24 horas de los 365 días del año.
Solo para eso vine.
Gracias por darme la oportunidad de llegar con mi corazón a sus corazones.

Acá te dejo el resumen del viaje en el programa de radio.

http://www.ivoox.com/camino-barcelona-semillas-estelares-audios-mp3_rf_3698084_1.html

Tags

One response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *