EL español no es el idioma natal de América. Pero es el que hoy une a América Latina, no importa la parte del mundo en la que se encuentre cada latinoamericano. Ahí hablamos español.
Decido seguir hablando el español y no el ingles.
Estoy en Los Angeles. Pero hablo español porque llevo la sangre americana en mis venas.

Cuando entré el agente de migración de Atlanta se llamaba Castillo y llevaba en sus brazos tatuadas las calaveras mexicanas.
¿Puedo hablar español? – le pregunté.
¿Por qué? Habla muy bien el inglés – me dijo.
Pero el español es mi lengua materna y AMO LATINOAMERICA – le dije.
Me miró… me sonrió… hizo silencio y dijo:
YO TAMBIÉN.

Entre los dos entendimos de qué estábamos hablando porque esa sangre corre por nuestras venas.
Los Latinos han vivido mucho tiempo en EEUU avergonzándose de su origen.

ES HORA DE ENORGULLECERSE Y NO DE AVERGONZARSE DE LO QUE SOMOS…

SOMOS LA RESONANCIA ANDINA no importa donde la vida nos haya puesto. Y estamos donde estamos porque desde ahí tenemos que RESONAR LO QUE SOMOS.

Tags

One response

  1. Me sorprende que en Argentina no exista centros psiquiatricos para ayudar a las personas que escriben cosas asi, creo que unos medicamentos para la mante le harian mucho bien.

    Visite a un especialista psiquiatra en cuanto pueda Sra. Gonzalez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *