Esta es una de las variantes de la zona de confort.

Imaginate que estas adentro de la panza… en la recta final…
Imaginate que en algun momento decis:

¡qué cómoda estoy! ¡me quedo acá!

Raro ¿no?
Inimaginable…
A nadie se le ocurre querer quedarse en la panza… y aunque se le ocurra… no puede quedarse ahí sin terminar mal…
No se puede interrumpir el proceso del nacimiento sin correr riesgos…
Es la energía básica con la que nacemos…

LLEGAR HASTA EL FINAL.

Imaginate ahora toda la fuerza inversa que tenemos que hacer para interrumpir el proceso de Llegar hasta el final…
Llegar hasta el final es una energía básica que traemos cuando venimos al mundo.
Pero la interrumpimos con el ego.

Ese es el juego.
Interrumpir la fuerza básica para hacer fuerza…
Eso es lo que vinimos a hacer… hacer fuerza para ser lo que ya SOMOS…

Si, lo se… un poco raro el juego… Pero sumamente entretenido y liberador. Darte cuenta de tu poder… Ese es el nombre del juego. Para luego darte cuenta que ni siquiera es tuyo. Es del SOMOS.
Hay miles de cosas en las que no llegamos hasta el final, y luego nos creamos excusas y justificaciones perfectas de por qué no lo hicimos.
Algunos… otros ni se dan cuenta que no llegan hasta el final.

Ese es el desafío… LLEGAR HASTA EL FINAL…
Porque es recién ahí donde tomás la energía que había en la experiencia… y naces… naces a otro principio…
Solo llegas a un nuevo principio cuando lograste atravesar el final.
Aún en las cosas mas cotidianas….

Vengo investigando esto de LLEGAR HASTA EL FINAL…
Menos del 10% llega hasta el final…

Y ese es uno de los pocos casos en los cuales podemos ejercer el libre albedrío…
O llegas hasta el final.
O te creas excusas y justificaciones.
Vos elegís…

Tags

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *