El abuso es una de las estrategias inconcientes que utiliza el humano para obtener energía.
El juego de la vida que juegan los humanos es algo (bastante) diferente al juego establecido por los creadores de esta realidad. En principio, la única desconexión fijada por default era la del Cielo (expulsión del Jardín del Edén). Con el avance de la «civilización«, la desconexión se extendió a la Tierra. Asi quedaron jugando un juego en una nube asilados de lo único que les permitiría volver a establecer la conexión: la Tierra.

En otro momento analizaremos si la desconexión de la Tierra fue programada o conducida por otras inteligencias. Por el momento, aceptemos que desconectamos del Cielo al nacer, de la Tierra al civilizarnos y de la alimentación con la industrialización.
Y ahora… ¿cómo obtenemos energía?

Obtenemos energía de otros humanos. Creando lazos energéticos desde el plexo solar, en el mejor de los casos. Porque los hay peores. Y desde ese lazo gelatinoso nos alimentamos.
Esta es la parte energética invisible.
La parte práctica para lograrlo es bastante visible para el que tiene ojos para ver.
Se llama ABUSO.

El abuso en todas sus formas.

Hay abusos bastante claros y visibles.

Y los hay también que no dejan marcas… por lo menos visibles.

Todos los abusos dejan cicatrices y marcas.

No voy a entrar en detalles. Sólo basta tener una entrevista previa con todos y cada uno de los que atraviesan la regresión para entender que todos fueron y son abusados de una u otra manera. Y si lo que hay adentro es una semilla estelar… mucho peor.
¿Por qué?
Por tres razones básicas:
1. para sentirse humanos y entender el programa HUMANIDAD
2. para poder ayudar a otros humanos en el futuro
3. para entregar energía.

Los abusos activos o pasivos de los que no son semillas estelares vienen en el programa Humanidad. Y se producen por diversas razones, karma básicamente.
¡Si! El karma puede ser eliminado sin necesidad de atravesar el abuso.
Pero todavía no han podido descubrir cómo.

El punto es que cualquiera sea el alma que habite la computadora biológica y cualquiera sea la razón por la cual el abuso (activo y pasivo) se produzca, siempre, siempre, siempre deja marcas.
La marca es una debilitación de la esfera de sensación (dirían las escuelas iniciáticas) o el aura o el campo energético del sujeto.
Esa debilitación no siempre logra ser reparada por el ser que habita la computadora biológica.
Si no la repara queda expuesto a ingresos de otras energías a su campo de vibración.
Y esa mezcla lo hace vulnerable a conductas abusivas exacerbadas, en el mejor de los casos…
A psicopatía en la mayoría de los casos.

Habría que buscar en el DSM la calificación de la psicopatía: border, psicótico, psicópata… que se yo…

En conclusión … más abuso.

En este contexto llegaron las semillas estelares.
Sujetas a los mismos programas a los que está sujeta la humanidad.
Algunas logran sobreponerse a los abusos y entienden que sólo ha sido para poder sentirse humanos.
Sin embargo, llegar a ese entendimiento lleva tiempo…

En este trabajo me vengo encontrando con el abuso en todas sus formas…
Y si bien estoy preparada para escuchar … cualquier cosa… sigo sorprendiéndome de la primitividad que puede llegar a asumir un humano en su proceso de evolución.
A veces siento que ni siquiera el animal más salvaje es capaz de hacer lo que hace un humano cuando esta en fase «telón de fondo».
Hasta que recuerdo que detrás de un humano abusador hay un humano abusado, en el mejor de los casos.
Y eso me devuelve al por qué estamos acá: experimentar limitación y emoción.

Sin embargo, en esa experimentación que es el programa de Juego del Planeta Tierra también me permito recordar que esa es la misión pero no el propósito.
El propósito es algo mucho más grande.
Es algo que nos abarca a todos los que estamos acá y ahora.
No importa de dónde vengamos.
No importa quienes seamos.
Importa que es ahora el momento de hacerlo.

Tags

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *