Anoche pensaba que miro la calle y me siento como cuando estaba a dieta y tenía frente a mis narices un rico pastel de fresa (estoy re latina) con helado y nueces.
Lo miras… lo miras… lo miras… hasta que no te aguantas mas y te lo comes!!!!
La dieta se va a la miércoles y te repetis… «el lunes empiezo».

Esta bien… es normal…

Tratándose de este virus que no tiene patas y usa las tuyas para moverse, como dicen por ahí, no es como el pastel.
Si dejas la dieta, solo te afectas a vos.
Si salis a la calle y el virus se te pega en el zapato, en la ropa, en el pelo… lo trasladas y expandis su ámbito de influencia.

Dejar la dieta son tu kilos.
Salir a la calle es, tal vez, la vida de otra persona en riesgo.

¿Te das cuenta?

Debo decir que esto debería pensar en una línea de realidad…. pero como hay muchas, hoy a la tarde va video con todas posibles soluciones a este dilema: ¿me como el pastel o no me como el pastel?

Tags
No Tag

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de corre