Una cosa es la verdad, otra cosa la especulación sobre la verdad. Y otra muy distinta es la Ley.
La ley no siempre se sustenta en lo que es verdad, o en lo que está bien para el colectivo, o en lo que está apoyando la evolución individual y colectiva.
La ley exige que anulemos nuestro discernimiento para cumplir la ley.
Y me estoy refiriendo a la ley humana.
Tan humana como que no hay clases por problemas gremiales y hay clases ante una pandemia. O tan humana como que le dicen a los alumnos que hay clase para que no anden por la calle y no se teletransportan para ir a la escuela, andan por la calle.
Tan humana y tan estúpida, muchas veces.
O tan manipuladora.
O tan ventajera de los deseos de unos pocos en detrimento de unos muchos.
Y despues están los que «cumplen la ley».
Juzgando a los que se dan el lujo de cumplir con su discernimiento por encima de la ley. Confirmando su herejía mas profunda.

La ley no se hizo para cumplir. Se hizo para controlar.

Wake up Call!!!!

Tags

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *