Hoy mi hija me dijo:

– Ma ¿cómo lo vas llevando? Porque yo lo voy llevando re bien.
– ¿Por qué me preguntas? – dije
– Porque muchos de mis amigos están con el ataque de ansiedad…

Tras lo cual y rápidamente porque no es habitual sostener conversaciones con ella de este estilo, le dije:

– Nosotras estamos acostumbradas al aislamiento porque vivimos aisladas. Es natural que las personas se alteren con el encierro.

Lo que siento de diferente desde que esto comenzó es que, si bien vivo encerrada (atiendo en casa y cuando viajo me encierro a atender), esta vez no puedo, y elijo aceptar esa indicación, salir.

Incluso (tengo un patio interior) cada vez que salgo miro el cielo como imaginando que en la prisión me dieron permiso para asomarme al sol. Hasta ahí llega mi nivel de movimiento interno.

Porque eso es lo que siento.

Que estoy en un gran útero que parece una carcel, pero que es un espacio de esparcimiento interno… un meterse para adentro para hacer consciencia.
Y cada día mi consciencia se expande un poco mas… y un poco mas… y se silencia… y se pone reflexiva… y voy conectando con la energía poderosa que nos une a todos en la misma conexión…

SOMOS… y estamos compartiendo esa conexión.
SOMOS y estamos ampliando nuestro poder interior.
SOMOS y estamos expandiendo el inconsciente colectivo con un poder imparable.
SOMOS una Nueva HUMANIDAD…

GRACIAS POR ATREVERSE A VENIR EN ESTE MOMENTO CÓSMICO Y TERRESTRE.

LA FUERZA ya nos acompaña… elijamos conscientemente dónde poner el foco porque así será la realidad que logremos manifestar.

Tags
No Tag