Como habrán leído varias veces vengo mencionando que estamos como humanos para crear la Nueva Humanidad, una raza de exploradores de otros mundos. No es un proceso fácil y lograrlo ha llevado muchos intentos de civilización fallidos. Sin embargo, acá seguimos, firmes. Explorando las infinitas posibilidades para lograr ser la mejor versión, la HUMANIDAD.

Para poder descubrir cómo lo hacemos como raza sólo basta mirar a los bebes… inspeccionan el mundo alrededor… investigan, descubren, intentan develar los misterios a cada paso, aventurándose en viajes cortitos primero… desde los brazos de mamá hacia la mesa … hacia el mueble mas lejano y hacia la calle después.

Un deseo interno lo empuja… explorar.
Ese deseo está presente en cada uno de los seres que forman la humanidad… Inscripto en el ADN…
Ese impulso se transmite de generación en generación y se adormece en muchos seres luego de que comienzan a caminar. Pero está ahi… codificado… esperando a que lo despertemos. Que le pongamos fuerza, coraje, voluntad.

Algunos lo recuperarán y se convertirán en los exploradores de nuevas realidades que están destinados a ser.
En otros permanecerá dormido… esperando… una nueva oportunidad.

Gaia nos acompaña.
Nos empuja.
Nos suministra el tablero de juego donde la experiencia puede ser materializada.
Y los humanos… ¿qué hacemos?

Estamos a las puertas de entrar en la Comunidad Galáctica.
Podemos transmitir esa fuerza, esa energía, ese valor a otras razas.
Pero primero tenemos que poder encontrarla en nosotros mismos.
Encontrarla y despertarla.

Y ese despertar de nuestro potencial será el despertar a la raza de exploradores que estamos destinados a ser…

Tags

No responses yet

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *