Ayer vino un nene de 17 años. No es cualquier nene de 17 años. Ojalá a mis 17 años hubiera […]